Una pregonera de altura

En La Felguerina, con su hermano y un primo.

María Calvo Carvajal es la gerente de Construcciones San Bernardo, empresa dedicada a la promoción de viviendas, y además ostenta el honor de ser la primera mujer vicepresidenta en la historia de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE).

Aunque, en esta ocasión, no nos hemos puesto en contacto con ella por sus más que merecidos, y trabajados, logros profesionales, sino porque esta gijonesa de 43 años es una casina de corazón, con mucho de esto último. Su padre era de La Felguerina y aunque su progenitor se fue a vivir a la capital de la Costa Verde con tan solo catorce añinos, siempre le guardó mucho cariño a su tierra. Una devoción que supo transmitir a su hija. Hoy, María es una mujer de éxito y tenemos la suerte de contar con ella para dar el pregón del XXXI Certamen del Queso Casín.

Hemos aprovechado para preguntarle algunas cosas...

- ¿Qué recuerdos guardas de tu infancia en Caso?
Muchos. Las caminatas por Redes, desde los Arrudos, la Vega Isornu, o Les Collaes; el picadillo de Casa Zulima, bañarme en el río, andar en bici por el pueblo, o ir a la hierba con algún familiar. Tenemos una casa en Caleao donde íbamos muy a menudo en mi infancia.

- ¿En tu casa se elaboraba queso Casín?
Mi abuela vino para Gijón también, así que no recuerdo que lo elaborase. Pero por supuesto, sí recuerdo comerlo en casa de muchos familiares y amigos del pueblo.

- ¿Qué es lo que más te gusta del concejo de Caso?
Me resulta muy difícil escoger uno solo, pero Caleao es el pueblo que más recuerdo de la infancia y al que tengo más cariño.

- ¿Cómo definirías al queso Casín?
Fuerte y picantin. Con una textura que lo hace muy agradable, muy sabroso.

- ¿Hay alguna receta con queso Casín que te guste especialmente?
Yo soy muy quesera, y a mí me gusta tomarlo solo, con un poco de pan y vino. Pero también me gusta en la ensalada. Y probé alguna croqueta de queso Casín muy rica.

- ¿Qué significa para ti ser la pregonera del Certamen del queso Casín?
Me hace mucha ilusión. Una oportunidad de volver a esta tierra que me trae tantos recuerdos. Y también una responsabilidad, espero no defraudar.